31 de octubre de 2018

1.250 MOTIVOS PARA SEGUIR

Cuando el pequeño Manu Barrera falleció quise hacer algo en recuerdo a él y en honor a su familia. Fue entonces cuando se me ocurrió la idea de intentar llevar a cabo la iniciativa Maratones contra la Leucemia a favor de la Fundación Josep Carreras.
Una aventura que comenzaba el pasado día 7 de octubre en Logroño y, tras pasar por Burgos y Bilbao, finalizaba el domingo en Alcalá de Henares.


4 maratones sub 3 horas en 21 días dan para mucho...
Como se debe de andar por la vida, a la maratón nunca se le debe de perder el respeto y hay que afrontarla siempre con humildad. Estas fueron las claves para no perder de vista la perspectiva real de la dureza del reto que me había marcado y poder llevarlo a cabo.


"El talento te hace destacar. El corazón te hace trascender", me dijeron una vez... Yo le eché corazón (y mucho) a esta causa. Y de eso sí que puedo estar orgulloso. Satisfecho de lo conseguido. Podría contar muchas cosas, pero creo que sobran cuando lo que verdaderamente quiero transmitir en estas líneas es la verdadera esencia de la iniciativa.
El lunes me levantaba feliz. Ese es el resumen de tres duras semanas. La recompensa que uno recibe por haber decidido destinar una pequeña parte de su tiempo a mejorar un poco lo presente.


Una vez más (y todas serán pocas) quiero agradecer a MOTOR NALÓN y a EL PINTU su colaboración. Patrocinios con los que, al contrario que en otras muchas ocasiones, llevar a cabo esta iniciativa no me costó dinero.



A Ramón Villa, Francisco Medina, Bruno Toledo, Manuel Inclán, Raúl Fernández y Francisco Portal por dejar a un lado su vida para acompañarme en los diferentes viajes que tuve que hacer... A mi FAMILIA por entenderme y respetarme... A Tartiere Auto, Bebidas El Tordu, Sidrería El Escalón, Sidrería El Requexu, Xeitu Seguros, La Coctelera de May y Peluquería Saúl Miranda por su colaboración incondicional desde hace tiempo con las causas que promovemos... Y a TOD@S los que, de una forma u otra, me ayudáis a empujar la rueda para que no pare de girar (que sois muchos).





El paso por las maratones de Logroño, Burgos, Bilbao y Alcalá de Henares se resume en 707 minutos y 31 segundos, a un ritmo medio de 4:06 min/km, con una frecuencia cardíaca media de 152 ppm y 15.318 calorías consumidas, que se traducen en 1.250€ destinados a la lucha contra la leucemia.

A TOD@S los que habéis formado parte de esto, con el mismo cariño que me habéis mostrado, os quiero dedicar esta foto de los últimos metros antes de cruzar la meta el pasado domingo... ¡Seguimos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario