9 de mayo de 2017

NOVENA Y DÉCIMA DEL AÑO

Promueve lo que te encanta en lugar de atacar lo que no te gusta y el mundo funcionará mejor...


Lunes 1 de mayo 2017
"Día del Trabajador" que aprovechaba para enfundarme el mono de faena...
La Sidrería El Escalón (La Felguera) sería el escenario elegido para llevar a cabo esta novena maratón (sub 3 horas) del año. Laura y Eloy -que ya habían puesto su granito de arena para hacerme más fácil mi participación en la Maratón de La Coruña- me abrían las puertas de su casa de par en par... ¡Geniales!


Faltaba un minuto para que el reloj marcara las 11:30 horas cuando comenzaba a correr. Manu, un campeón de ocho años transplantado de médula ósea, me recordaba el motivo principal por el que me subía -una vez más- al tapiz rodante.
Mientras tanto, en una cinta ubicada en la terraza de la sidrería, la gente sumaba kilómetros desde las 11:00 horas, con el fin de completar una maratón paralela a la mía. Niños, adolescentes y personas de todas las edades quisieron destinar una parte de su VIDA a la lucha contra una enfermedad que nos ataca sin piedad.



Siempre acompañado de "los míos", pendientes de que no me faltara de nada y preocupados porque mi salud no decaiga, sumaba kilómetros sobre una cinta que venía con sorpresa, ya que estaba programada para que cada veinticinco minutos se detuviera, teniendo que realizar varias paradas obligatorias que me cortaban el ritmo (que no las ganas). Por ello, con el fin de compensar el tiempo perdido, me vería obligado a correr a una velocidad de 15 km/h durante casi tres horas.




Entre canciones del gran Chiqui Carrasco, sidras y vermús, 2 horas y 49 minutos después completaba los 42,195 kilómetros previstos.


Una vez más, es de justicia mencionar que lo verdaderamente importante y destacable no es haber conseguido completar un nuevo maratón sobre una cinta en menos de tres horas. Lo verdaderamente importante y destacable es que -usando como herramienta el hecho de completar un nuevo maratón sobre una cinta en menos de tres horas- tras los 7059€ recaudados en las ocho maratones anteriores- se hayan conseguido reunir 1.500 euros más que -con toda la humildad y honradez del mundo, como debe de ser- ya han sido depositados en las arcas de la Fundación Josep Carreras de lucha contra la Leucemia.


Cuatro meses después de comenzar con esta aventura de intentar completar 24 Maratones Solidarias (sub 3 horas) en un año, celebraba que...

¡LA NOVENA TA FECHA!


Viernes 5 de mayo 2017
Cuatro días después de bajarme de la cinta ubicada en El Escalón, volvía a subirme a la que me habían colocado a la entrada del Mavericks Café (Oviedo).
Un poco resentido a nivel muscular, pasados cuatro minutos de las 19:00 horas, comenzaba a correr en busca del décimo asalto del año a los 42,195 kilómetros.
Al igual que cuatro días antes, mismos objetivos... Misma lucha.


Muy agradecido a todo ese grupo de gente que me arropan ofreciéndome su cariño y apoyo incondicional, voy completando kilómetros mientras -cuando lo necesito- les busco con la mirada... No todos los días uno tiene el cuerpo (ni la cabeza) dispuestos a completar una maratón y hay que empujarlos con todos los medios que uno tiene al alcance... Belo, como en otras ocasiones, sería un gran apoyo y haría que con sus letras me evadiera un poco de "mi mundo" interior.


2 horas y 52 minutos invertiría en completar esta nueva maratón, que me sitúa un poco más cerca del objetivo previsto. Como canta Luis Fonsi, pasito a pasito...


Casi tres horas de esfuerzo desinteresado con los que conseguíamos reunir 440,53 euros más, que serán destinados a la lucha contra la Leucemia a través de la iniciativa 1 Puesto Ganado = 1 Euro Donado, que llevaré a cabo el domingo en Vitoria, con motivo de mi participación en la Maratón "Martín Fiz".
Como ya hiciera en las maratones de Zaragoza y La Coruña, tomaré la salida de la prueba en última posición y por cada participante adelantado donaré 1 euro, en este caso a la Fundación Josep Carreras. En el dar está la recompensa.


El viernes, tras bajarme del tapiz, me sentía en la obligación de mencionar a toda esa gente que -de una forma u otra- apoya la causa y alimenta mi ILUSIÓN por conseguir un reto deportivo que -con los cuarenta acechándome- no deja de ser más que una motivación para intentar seguir dándole motivos a la VIDA... Mi vida.
Pocas cervezas saben tan bien como las que uno se toma sintiéndose válido.


Por si alguien aún no lo tuviera claro, yo corro por chavalinos como Manu. Pequeños GRANDES héroes que me motivan a levantarme todas las mañanas.
Para la gente normal, aquellos que no tienen el corazón podrido, fácil de entender... Los ojos se fían de ellos mismos, las orejas se fían de los demás.


Ilusionado (y quizás algo iluso) yo sigo a lo mío. De momento puedo gritar...

¡LA DÉCIMA TA FECHA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario