15 de mayo de 2017

LA UNDÉCIMA DEL AÑO

951 PUESTOS GANADOS = 951 EUROS DONADOS

Sábado 13 de mayo 2017
7:00 horas y suena el despertador. Toca levantarse. Por delante un día duro. 
La historia se repite y mientras me tomo el café, ordeno mi cabeza...
Tras pasar por casa para darle un beso a mi madre y soltar un poco las piernas, me doy una buena ducha antes de ir a trabajar. De 13:00 a 22:00 toca ganarse la vida en Forum Sport.
A las 21:30 horas -tras haber usado únicamente media hora para comer, con el fin de ganarle tiempo al reloj- ya con los deberes hechos, toca viajar a Vitoria.
Esta vez serán mi cuñado Sito y mi buen amigo Raúl quien me acompañen y dejen a un lado su vida para ayudarme... ¡Gracias de corazón!
Esperando que no haya novedad en el trayecto (que la habría) y todo vaya según lo previsto (que no lo fue), emprendemos la ruta con el fin de llegar lo más pronto posible a tierras vascas. Un pequeño alto en el camino para comer unos bocadillos -a una hora de llegar a Vitoria- es la única parada que hacemos.


Domingo 14 de mayo 2017
Pasan unos minutos de la una de la madrugada cuando -por fin- llegamos a Vitoria. El navegador de la Renault Scenic en la que viajamos marcaba como destino la Calle Picasso nº 13, dirección donde supuestamente estaría ubicado el hotel que habíamos contratado...
Como digo arriba no todo iría según lo previsto y es que, tras dar muchas vueltas a la manzana en busca de nuestro destino, nos dimos cuenta de que un fallo de logística (risas, muchas risas) hizo que el hotel estuviera contratado en... ¡Bilbao!


Tras barajar varias alternativas (incluso la de pasar la noche en el coche), tenemos la suerte de encontrar un hotel en el que poder descansar un poco...
El reloj marca las 2:30 h. cuando por fin me meto en la cama... ¡Menuda paliza!
¡Hay que intentar dormirse rápido!, pienso... A las 7:00 horas sonará la alarma del teléfono y tocará volver a "vestirse de guerrero" para -sobrado de motivos y motivaciones- intentar llevar a buen puerto la undécima maratón (sub 3 horas) del año, la tercera sin tener que "correr sin moverme del sitio" sobre una cinta.
Café compartido con varios amigos antes de comenzar a correr, sabe mejor.


El reloj marca las 9:00 horas en punto cuando la organización anuncia la salida de los más de 5.000 deportistas que -repartidos entre las distintas distancias y modalidades habilitadas- nerviosos e ilusionados teñíamos de colorido la zona.


Como ya había comentado, mi idea -al igual que en las maratones de Zaragoza y La Coruña- era la de comenzar a correr en última posición y por cada corredor adelantado donar un euro, en este caso a la Fundación "Josep Carreras".
De los más de 5.000 participantes mencionados, "únicamente" 976 tomaríamos la salida de la maratón. El resto lo harían en las pruebas de 10 y 21,097 kilómetros.
Por ello -intentando ser lo más "legal" posible con la iniciativa y viendo que salir el último de esos 5.000 participantes tampoco sería justo para mí- decido hacerlo en un punto intermedio, a la altura del cajón habilitado para el grupo de las 5 horas.


Teniendo en cuenta que el próximo día 26 de mayo intentaré el duodécimo asalto del año (cuarto del mes) a los 42,195 kilómetros y nueve días después haré lo propio con el décimo tercero en la Maratón de Laredo, tenía que gestionar las fuerzas para "batirme el cobre" sin vaciarme en el intento. Mis 02:53'39'' y una media de únicamente 154 p.p.m. me dicen que corrí muy inteligentemente.


Los primeros kilómetros siempre son un caos hasta que la serpiente multicolor se estira y la carrera pone a cada uno en su sitio. Yo me uno al grupo de la liebre portadora del globo de las tres horas donde viajo hasta el kilómetro 10, momento en el que decido irme hacia adelante en solitario y hacer mi carrera, para evitar posibles caídas generadas por la acumulación de gente en el grupo. Al paso por el kilómetro 14 me alcanza Emilio José Gámez, un atleta de Sabadell con el que comparto varios kilómetros. Un placer.
Con la musculatura resentida por las "batallas" libradas hasta la fecha pero con la experiencia que uno va adquiriendo en este tipo de distancias, voy de menos a más para -ganando varias posiciones en la última parte del trayecto- cruzar la meta en el puesto 25º que -teniendo en cuenta las condiciones en las que tomaba la salida- como ya experimenté en las maratones de Zaragoza y La Coruña, sabe a "medalla de oro".


Tras la carrera, merecida parada en Castro Urdiales para repostar...


De vuelta para casa, antes de caer rendido en el asiento trasero de la Scenic, me sentía bien y pensaba... Pensaba que esa mañana había corrido por Mauro, por Manu y por todos los enfermos de Leucemia... Por sus familiares y amigos... Por todos los que me acompañáis en esta aventura... Por TI... Por MÍ.


Lunes 15 de mayo 2017
Muy honradamente -a través de la plataforma www.migranodearena.org- hacía el ingreso de los 951€ que serán destinados a la lucha contra la Leucemia, principal meta de este undécimo asalto (sub 3 horas) del año a los 42,195 km.
Sólo me queda mostrar mi más sincero agradecimiento a TODOS (empresas y particulares) los que habéis arrimado el hombro para que esta aportación sea posible... ¡Lo HEMOS conseguido! 



Como escribía en entradas anteriores, para llegar hasta aquí hay que ser muy honrado con uno mismo y sacrificarse mucho... En todos los sentidos.
No quisiera terminar esta entrada sin mencionar a toda esa gente que -de una forma u otra- apoya la causa y alimenta mi ILUSIÓN por conseguir un reto deportivo que -con los cuarenta acechándome- no deja de ser más que una motivación para intentar seguir dándole motivos a la VIDA... Mi vida.

El mismísimo Martín Fiz -uno de los más grandes de este deporte- fue testigo de cómo un deportista popular como yo completaba ayer su undécima maratón (la tercera del mes) sub 3 horas del año.
Hoy me siento en la necesidad de expresar que hay que tenerlos muy cuadrados para afrontar los 42,195 km en las condiciones en las que lo estoy haciendo...

¡LA UNDÉCIMA TA FECHA!


"Sólo hay dos maneras de vivir tu vida. Una es como si nada fuera un milagro. La otra es como si todo fuera un milagro."


No hay comentarios:

Publicar un comentario