25 de marzo de 2017

LA QUINTA DEL AÑO


Usando como escenario la XI Maratón "Ciudad de Zaragoza" que se celebrará el próximo 2 de abril de 2017, llevaré a cabo este nuevo proyecto deportivo/solidario, con el que intentaré aportar un nuevo granito de arena a la lucha contra la Fibrosis Quística.
Para ello -lejos de únicamente colocarme el dorsal y correr- intentaré que cada uno de mis pasos tenga un significado especial y sirva para ayudar a la causa. 
De esta forma, vuelve el proyecto 1 Puesto Ganado = 1 Euro Donado.
La idea es tomar la salida de la prueba en última posición y por cada participante adelantado, donar 1 euro a la Asociación Asturiana contra la Fibrosis Quística, con los que anteriormente ya he colaborado en otras iniciativas solidarias. Como se suele decir, en el dar está la recompensa...


Empieza haciendo lo necesario, luego lo posible, y de repente te encontrarás haciendo lo imposible. La sabiduría suprema es tener sueños bastante grandes para no perderlos de vista mientras se persiguen
Cinco días después de completar la cuarta maratón sub 3 horas del año en la Cervecería Bulldog, me volvía a subir a la cinta que -cedida una vez más por el Centro Deportivo Bunkai- esta vez estaba ubicada en la Sidrería El Verbayu.


Conocí a Clara Hevia hace cinco años aproximadamente, cuando por aquel entonces regentaba mi propia tienda de deportes en Pola de Laviana. 
Iván Lobato -comercial de la marca Joma que me visitaba por aquella época, conocedor de mi labor deportiva/solidaria- me comentó que tenía una familiar que padecía Fibrosis Quística. Ignorante, en un principio pensé que era un tipo de enfermedad que atacaba a los huesos, hasta que me comentó que los pulmones eran sus principales víctimas y que los de Clara estaban ya muy dañados (...)

El miércoles era un día especial, muy especial. ¡Clara cumplía 23 añazos!
Cumpleaños que pudo celebrar gracias a un transplante que desde hace año y medio le permite seguir RESPIRANDO... Le permite seguir VIVIENDO.
Para mí, motivo más que de peso para entender que volver a subirme a esa bendita cinta de correr era el detalle más bonito que le podía regalar.


Pienso que no hace falta organizar eventos multitudinarios para que el resultado sea satisfactorio. Por ello, quise que el quinto asalto a los 42,195 kilómetros fuera en un día entre semana y sin darle el bombo de anteriores ocasiones. 
Pepe Pérez nos echó un cable y La Nueva España publicaba una nota de prensa para que esta quinta maratón del año no pasara tan de puntillas ante la sociedad.


Friedrich Nietzsche decía que sin música la vida sería un error.
Conjugando las palabras música y vidaBelo y Tinín (AsturDj) dieron lo mejor de ellos mismos, amenizando "a lo grande" un evento "tan pequeño" como bonito.
María, Natalia y César, serían los encargados de gestionar los donativos.


Faltaba un minuto para las 18:30 horas cuando comenzaba a correr sobre un tapiz rodante que venía con sorpresa... Y es que nada más arrancar me di cuenta de que para mantener el ritmo de 14 km/h previsto, iba a tener que echarle algo más que ilusión y ganas al tema... Al fin y al cabo este tipo de cintas de correr no dejan de ser tecnología. Aparatos movidos por un motor que los impulsa, y que difícilmente haya dos programados de forma igual. ¡Tocaba apretar los dientes!



Así, entre canción y canción, muy bien de respiración, pero con las pulsaciones un pelín más altas de lo habitual y un poco tocado a nivel muscular, 2 horas y 45 minutos después completaba este quinto asalto del año a los 42,195 kilómetros.
Como siempre, los últimos metros fueron muy emocionantes. Y es que sólo el que vive en primera persona un evento de este tipo, es consciente de la multitud de sensaciones bonitas que se pueden llegar a percibir en torno a un tapiz rodante.


Nota Importante:
Para ser legal conmigo mismo y con la iniciativa, teniendo en cuenta que -como digo arriba- las cintas de correr no dejan de ser aparatos movidos por un motor que los impulsa, y que difícilmente haya dos programados de forma igual, siempre completo los 42,195 kilómetros usando dos tipos de parámetros
Los que reflejan las pantallas de la propia máquina y de mi Suunto Spartan.

Dicho de otra forma, según los datos que reflejaba mi reloj, el miércoles hubiera completado la distancia en 2 horas y 16 minutos. Pero -legal, como debe de ser- para que en la pantalla de la propia cinta se reflejaran los 42,195 km previstos, tuve que estar 28 minutos más (8,30 km) "corriendo sin moverme del sitio".


Dejando los datos a un lado, como siempre digo, es de justicia mencionar que lo verdaderamente importante y destacable no es haber conseguido completar un nuevo maratón sobre una cinta en menos de tres horas. Lo verdaderamente importante y destacable es que -usando como herramienta el hecho de completar un nuevo maratón sobre una cinta en menos de tres horas- tras los 4.936€ recaudados en las cuatro maratones anteriores- se hayan conseguido reunir 231 euros más que -con toda la humildad y honradez del mundo, como debe de ser- serán destinados a la Asociación Asturiana contra la Fibrosis Quística a través de la iniciativa 1 Puesto Ganado = 1 Euro Donado.


El miércoles en la Sidrería El Verbayu de L,Entregu se RESPIRÓ esperanza, y yo me volvía a acostar satisfecho y agradecido. Muy agradecido a todos los que os pasastéis a darnos vuestro OXÍGENO... ¡Nos valistéis un PULMÓN!


Por cierto, sigo VIVO... ¡Más que nunca!
Próxima parada Zaragoza. De momento... ¡La quinta ta fecha!


Si alguien os pregunta el porqué de todo ésto, comentarle de mi parte que (entre otras muchas cosas) corro maratones para que Clara pueda seguir cumpliendo años (y sueños) durante mucho tiempo...


2 comentarios:

  1. Ole tú y tus kilómetros. Mil gracias una vez más. Un cumpleaños especial e irrepetible ❤

    ResponderEliminar