20 de enero de 2017

UN TIPO RARO

Soy un tipo raro, lo sé.
Soy una persona que necesita de estímulos constantes para no caer en la peligrosa rutina, la misma que en anteriores etapas de mi vida quiso (y consiguió) aguarme la fiesta. No necesito ser entendido. Con ser respetado me conformo.
Me hice fuerte. Si te dejas llevar por lo que dicen, acabas por recular. Te condenas a pasar el resto de tu vida atado al que dirán, a una existencia planificada según lo establecido. Si te plantas, dices que no y luchas por hacer lo que te gusta, por raro que sea, coges confianza en ti mismo y acabas siendo lo que de verdad quieres ser. De un tiempo a esta parte, he comprendido que a menudo encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo.


De la mano de María Morán, el pasado domingo tenía la oportunidad de comentar en el programa Play Vinx de Telecable cómo -a través del deporte- me he convertido en una persona mucho mejor de lo que era. Durante el transcurso de la misma, María me preguntaba el motivo por el cual desde hace un tiempo he decidido llevar el deporte más allá de la competición, usándolo como herramienta para ayudar a los que más lo necesitan. Mi respuesta fue clara y contundente:
"En ayudar a los que más lo necesitan... ¡Y en ayudarme a mí!"


Creo que soy buena persona pero no soy ningún ángel. Me ayudo a mí mismo porque este tipo de VIDA me mantiene VIVO, me obliga, me motiva y me incentiva a entrenar. Me aporta en mi día a día... Soy un tipo raro, lo sé.
Necesito sentir a diario "la soledad del corredor" porque es el momento del día en el que estoy conmigo mismo, me escucho y me comprendo (al menos lo intento).
Soy consciente de que el trayecto elegido me ha llevado a dejarme en el camino muchas cosas, incluso personas importantes en mi vida. Tan consciente como que si tuviera que volver a la "línea de salida" volvería a hacer lo mismo.
El hecho de que un deportista popular y anónimo como yo haya conseguido -a base de mucho esfuerzo, constancia, compromiso e ilusión- tener la capacidad de gestionar algo más de 100.000€ (que han sido generados de donaciones de terceros) pienso que significa que algo se haya hecho bien durante los últimos cinco años. Por ti, por mí... ¡Y por todos mis compañeros!


¿Y si pudieras asociar la zona de confort al dolor de no avanzar en la vida, de estancarte y dejar de ser feliz?
La única manera de progresar en la vida es poniéndote incómodo para obtener nuevas habilidades que nos lleven a resultados distintos.
Por lo tanto, para ser feliz tienes que estar incómodo.
Matarse a entrenar. Sufrirte a ti mismo. Inventarse una razón que le dé sentido...


"Si no diseñas tu propio plan de vida, probablemente caigas en el plan de otra persona. Y adivina qué han planeado para ti. No mucho". Soy un tipo raro, lo sé.

1 comentario:

  1. Mis mas sinceros aplausos, gracias por ser como eres... "raro"

    ResponderEliminar