28 de septiembre de 2016

UN MARATÓN CON UN FIN ESPECIAL

Comienzo esta entrada con una información que el lunes me enviaba Carmen María Pérez Quintana (psicóloga de la Asociación Galbán):


La prueba WISC-IV (Escala intelectual de Wechsler para niños), es la herramienta de evaluación de la aptitud intelectual más potente adaptada a la población española. Proporciona una información más flexible y ha sido rediseñada para dar una visión más amplia y precisa de las habilidades cognitivas del niño y adolescente.
En nuestros niños y adolescentes es muy importante en casos de tumor cerebral o en todos aquellos casos en que sea necesario recibir sesiones de radioterapia. Esta prueba nos da el CI (Cociente Intelectual), que se mediría antes de la radioterapia y un tiempo después del tratamiento. Pero lo más importante es que nos permite ver el desempeño en diferentes áreas: comprensión verbal, visoespacial, razonamiento fluido, memoria de trabajo y velocidad de procesamiento.
De esta forma, si alguno de ellos tiene estas áreas afectadas, se puede diseñar un programa de rehabilitación paliando así futuras secuelas que se verían patentes en todos los ámbitos, en especial en el escolar, siendo éste donde los niños y adolescentes necesitan más normalidad para integrar la enfermedad y sus secuelas.

Zaragoza, un Maratón con un fin especial...
Gracias a los 1.166€ recaudados con la iniciativa "1 Puesto Ganado = 1 Euro Donado", la Asociación Galbán podrá adquirir esta herramienta de la que -hasta ahora- carecía. Un pasito más a favor del bienestar de los más pequeños.
Al día después en el que me comunicaban que el fallo del Jurado de los Premios Delfos a los "Valores Humanos en el Deporte" me ha otorgado uno de los seis galardones en su XXIV edición, me sienta muy bien poder publicar la noticia en este blog. Un espacio que no pretende más que ser una forma de estar en contacto con tod@s vosotros, compartiendo las vivencias de un humilde deportista popular que -por motivos personales y con más motivaciones que excusas- se niega a dejar que la VIDA pase por delante de sus narices, sin al menos intentar hacer algo para que ésta sea un poco mejor (para mí y para los demás).


Como de bien nacidos es ser agradecidos, quiero volver a mostrar (una vez más y todas serán pocas) mi gratitud a TOD@S y cada uno de los que os habéis hecho compañeros de viaje de esta iniciativa. A los que tuvisteis una palabra de aliento... A los que comprasteis la pulsera... A los que pusisteis vuestro negocio como punto de venta de las mismas... ¡GRACIAS!














JUNT@S Y UNID@S... ¡LO HEMOS CONSEGUIDO!


No hay comentarios:

Publicar un comentario