14 de agosto de 2016

REFLEXIONES DE UN DOMINGO POR LA TARDE...

Quizás mi "ritmo" de vida me haya privado de muchas cosas. Quizás me haya llevado a perder alguna otra... Pero si de algo estoy seguro es de que es el "ritmo" al que me gusta ir y en el que me encuentro cómodo. Un "ritmo" que me hace sentir bien, con el que me levanto y acuesto todos los días con la sensación de estar haciendo lo correcto.
Cuando uno da lo que tiene (en ocasiones incluso lo que le hace falta) pienso que está aportando a este circo más de lo que puede.
Nadie dijo que fuera fácil. De ser así, cualquiera lo haría.
Hay días en los que el camino se pone cuesta arriba. Jornadas en las que toca coger aire, respirar hondo y seguir avanzando convencido de que, al final, todo merecerá la pena. Avanzar con la certeza de que, aunque es cierto que muchos estarán dispuestos a ofrecerte avituallamiento, otros tantos esperarán el momento oportuno para echarte la zancadilla... Así es la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario