3 de junio de 2016

SÉPTIMA META SUPERADA

Comenzábamos mayo a 1.537 kilómetros del objetivo y -después de recorrer otros 314- lo terminamos a 1.223 de los 3.338 kilómetros previstos.
Desde el día 1 de noviembre de 2015 son ya 2.115 los kilómetros recorridos.
302 Kilómetros x Investigación mensuales los que acumulan mis piernas.
Hoy, día en el que se cumplen cuatro años desde que llevara a cabo mi primera iniciativa deportiva/solidaria a favor de la lucha contra el cáncer, me sienta muy bien compartir el justificante que corresponde al ingreso del séptimo mes de la beca de la investigadora Vanesa Cepas López.


3 de junio de 2012 - 3 de junio de 2016

El 3 de junio siempre será una fecha especial.


Como digo arriba, tal día como hoy hace cuatro años completaba mi primera iniciativa deportiva/solidaria. Por aquel entonces -ni de lejos- me imaginaba todo lo que estaba por venir...
Los 101 Km Solidarios han supuesto un "antes" y un "después" en mi vida.
En mi fuero interno siempre existirá la certeza de que ese día mi padre decidió dejar de luchar contra el cáncer de pulmón que padecía y -supongo que orgulloso de las muchas emociones vividas durante toda la jornada- pensó en ir preparándose para afrontar el viaje hacia la "otra vida".
Dos meses y medio después -el 18 de agosto de 2012- por fin descansaría.
Fácil de escribir y -cuatro años después- aún difícil de digerir.

De un tiempo a esta parte me he convertido en una persona que -siempre fiel a la línea emprendida aquel 3 de junio de 2012- ha encontrado un verdadero sentido para su vida. Para ello quizás haya tenido que renunciar a muchas cosas y me haya dejado otras tantas por el camino, sacrificando una parte de mi vida con todo lo que ello conlleva pero -si tuviera la oportunidad de volver al punto de partida- sin dudarlo ni un instante, volvería a recorrer el mismo trayecto.

Para mí, cualquier persona que quiera hacer algo tiene que saber primero porqué lo hace. Cuando identificas tus motivaciones y las entiendes, el camino se aclara y todo te resulta mucho más fácil. Quien tiene un porqué para vivir puede resistir casi cualquier cómo.

Una vez más, comparto esta fotografía que refleja el momento más especial de aquel 3 de junio de 2012, abrazado a mi padre después de algo más de diez horas corriendo tras haber completado los 101 kilómetros que separan Pola de Laviana y Covadonga, previo ascenso a los Lagos y posterior descenso hasta la Santa Cueva.


¡Seguimos!... Motivos y motivaciones me sobran para no detenerme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario