20 de abril de 2016

¡VOLVEMOS A SANTIAGO!

En el ya lejano 2013 -los días 31 de agosto y 1 de septiembre- completé en bicicleta el trayecto que separa (o une según se mire) la Capilla del Otero y la Catedral de Santiago de Compostela. Tres años después... ¡Volvemos a Santiago!


Ayer se ponía en contacto conmigo Sandra García (técnico de la Asamblea Comarcal de Cruz Roja Española - Asamblea Alto Nalón) para comentarme la necesidad de fomentar la venta de boletos para el Sorteo del Oro de Cruz Roja que se celebrará el próximo 21 de julio en el Centro Niemeyer (Avilés).
Conocedor en primera persona de la gran labor que realizan los trabajadores y voluntarios de Cruz Roja en la zona en la que vivo, no podía dejar de lado la conversación mantenida con Sandra esa misma mañana. Por ello, a la tarde -mientras completaba los Kilómetros x Investigación del día- mi cabeza (como de costumbre) comenzó a pensar... Se centró en el cómo, cuándo y dónde poder aportar mi granito de arena a esta organización que -desde hace muchos años- siempre responde cuando se le necesita.
Recordé la experiencia vivida en 2013 pedaleando desde Pola de Laviana hasta Santiago de Compostela y comencé a idear esta iniciativa que aquí comparto:


El próximo mes de septiembre volveré a intentar llevar a buen puerto la aventura de pedalear durante 375 kilómetros -con más de 6.000 metros de desnivel positivo acumulado- que discurren por el Camino de Santiago Primitivo.
La primera etapa (210 km) -tras pasar por los altos de San Esteban de las Cruces, Escamplero, Cabruñana y La Espina y los puertos del Palo y El Acebo-  unirá las localidades de Pola de Laviana y Fonsagrada.
La segunda (165 km) nos llevará -por un recorrido rompepiernas con continuas subidas y bajadas- desde Fonsagrada hasta Santiago de Compostela.


El fin es fomentar la venta de -al menos- 75 boletos para el ya mencionado Sorteo del Oro que -al precio de 5€- dan como resultado la cifra de los 375 kilómetros a recorrer. Dicho de otra forma, cambio kilómetros por boletos para -siempre fiel a mi línea de usar el deporte como herramienta- poder colaborar en la recaudación de fondos destinados al programa Ahora + que Nunca con el que Cruz Roja pretende ayudar a las personas en riesgo de exclusión social.


Como ya escribí en otra ocasión, cierro esta entrada con unas palabras de Arthur Conan Doyle que me dedicó mi gran amigo Julián Salor un 31 de agosto de 2013, antes de iniciar "mi primera excursión cicloturista" hacia Santiago:
"Cuando el día se vuelva oscuro, cuando el trabajo parezca monótono, cuando resulte difícil conservar la esperanza, simplemente sube a una bicicleta y date un paseo por la carretera sin pensar en nada más."



No hay comentarios:

Publicar un comentario