29 de marzo de 2016

"TODOTERRENO" VIEJO Y ABOLLADO...

En el momento de escribir esta entrada y a punto de terminar el quinto mes de esta iniciativa, son 1.430 los kilómetros recorridos a favor de la INVESTIGACIÓN del cáncer desde el pasado día 1 de noviembre.
Con motivo de la novedosa (y técnica) Costatrail Gijón, prueba que nace con mucha fuerza y grandes expectativas para asentarse en el calendario, el sábado volvía a colocarme un dorsal en el pecho. Lo hacía agradecido y respondiendo a la invitación de Nacho Lacarra, organizador del evento. Uno de esos tipos que -para mí- merecen la pena.
Con un día que ni elegido a dedo para la ocasión, a las 10:30 horas -desde "La Escalerona"- se daba a la salida a los más de 300 participantes que, repartidos entre la carrera de 10 km y 19 km, daban color a la misma.


Compartí carrera con otro compañero que forma parte de esa lista de "gente que merece la pena" como es Ramón Suárez y aprovechamos los 19 kilómetros del recorrido para hacer terapia y ponernos al día de temas que -quizás- sólo entre corredores entendemos.


Comentaba ayer en mi muro de facebook que de la Costatrail, además de una gran mañana de sábado (y un esguince en el dedo índice de la mano derecha), saco la siguiente conclusión:
Se puede "destacar" (y digo destacar entre comillas) en algo, pero si te sacan de tu "zona de confort" te vuelves vulnerable. Uno puede tener la capacidad de correr dos maratones sobre una cinta de gimnasio, completar 180 km dando vueltas a una pista de atletismo de únicamente 200 mts de diámetro, correr medias maratones en 1:15 o maratones de poco más de 2:40 horas... y -por otra parte- ser un auténtico "hombre al agua" en modalidades donde otros ni se despeinan.
Pienso que ésto es lo que nos hace GRANDES. Nos iguala y nos recuerda que durante el trayecto de la vida "nadie es más guapo que nadie".


Si algo tengo claro es que seguiré participando en pruebas que se me den mejor y en otras que -como la Costatrail- saquen a la luz mis carencias deportivas. Prefiero ser un "todoterreno" viejo y abollado a un "utilitario" que únicamente se desenvuelva por la ciudad.
Y es que con el tiempo uno va entendiendo que lo importante no es cruzar la meta sino hacerlo con una sonrisa, satisfecho del camino recorrido... ¡Seguimos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario