3 de febrero de 2015

ASÍ SOMOS LOS "POPULARES"

En atletismo, una liebre es un corredor cuya función es marcar un determinado ritmo durante la primera parte de algunas carreras de media y larga distancia...

El domingo, con motivo de La Popular de Lugones, que se desarrollaría sobre una distancia de 10.000 metros, me tocaría volver a hacer ésta función que tanto me gusta. Poder ayudar a un amigo a conseguir una marca deseada, es una forma muy bonita de afrontar una carrera. Una manera distinta de colocarse un dorsal sin necesidad de tener que ir con las pulsaciones "tocando la zona roja" desde el disparo de salida. A eso, ya tendremos tiempo. La temporada es muy larga.


La víspera de la carrera aún no tenía claro cómo afrontarla. Por una parte, tenía ganas de probarme para saber cuál es "mi sitio" en este tipo de distancias que -por mis condiciones- se me quedan "cortas". Por otra, tras una semana en la que debido a mi trabajo se me había puesto un poco cuesta arriba físicamente hablando, no tenía ganas (o pocas) de meterle un nuevo calentón a mi motor...
La tarde del sábado, mientras curraba en la recepción del Centro Deportivo Bunkai, decidí quitar el frío subiéndome a una de las cintas del mismo. La idea inicial era la de rodar treinta minutos para sudar un poco... Pero me fui dejando llevar por las buenas sensaciones, hasta completar 16 kilómetros con numerosos cambios de ritmo. Resultado: piernas muy doloridas y cuerpo aún más fatigado.
Paralelamente, recibía un whatsApp de mi compañero Javier Rodríguez en el que me comentaba su intención de intentar completar la distancia por debajo de la barrera de los 40 minutos... Blanco y en botella, pienso... Al igual que la semana anterior en la 3ª Carrera Popular Oviedo - Las Caldas, volvería a hacer de liebre.


El domingo amanece como había anochecido el sábado. Frío, aire, lluvia, granizo... El típico panorama en el que si te pagan por levantarte para correr -seguro- pondrías multitud de pegas para no hacerlo. Así somos los "populares".
Me reúno con Javi y con Raúl -que nos acompañaría en esta "nueva aventura"- para desplazarnos hasta Lugones, donde el temporal seguía siendo desolador.
Así somos los "populares", vuelvo a pensar.


Charlas con amigos y compañeros de afición, sirven de calentamiento a una salida en la que, a pesar de la climatología adversa, reuniría a unos 700 atletas.
Y es que... Así somos los "populares".
No faltó un mensaje de ánimo por parte de los compañeros de Esportate-Bikila para Mayte, mujer del gran Diego Merín, que esta semana sufría un accidente.


Faltan unos segundos para las 12:00 horas cuando, bajo un importante aguacero, se da la esperada salida. Por delante dos vueltas a un circuito de 5.000 metros, con el objetivo de no tardar más de 40 minutos en completarlas. ¡Vamos a ello!
Entre las pocas cosas que se me dan bien, se encuentra "la virtud" de marcar y controlar los ritmos mientras corro. Por ello, como si de un reloj suizo se tratara, Javi y yo vamos descontando kilómetros siempre en torno a los 4 min/km.



Kilómetro 1 (4:01)... Kilómetro 2 (4:00)... Kilómetro 3 (3:59)... Kilómetro 4 (3:59)... Kilómetro 5 (3:54)... El primer 5.000 lo habíamos completado según la idea prevista. Con frío, mucho frío, afrontamos la segunda vuelta.


Sigo marcando un ritmo de crucero en el que no hubiera tirones que desgastaran a mi compañero antes de tiempo. Únicamente el fuerte viento de cara con el que tuvimos que convivir en algunas zonas del recorrido, hacía que estuviera un poco más pendiente de la cuenta de Javi. Con la vista le buscaba cada cierto tiempo para asegurarme de que seguía pegado a mí como una lapa... ¡Y así era!


Kilómetro 6 (3:58)... Kilómetro 7 (3:57)... Kilómetro 8 (3:58)... Kilómetro 9 (3:58)...
Así, con margen más que de sobra para reventar la barrera de los 40 minutos, afrontamos el último kilómetro. Tras superar un pequeño repecho (km. 9,5) animo a Javi para que eche el resto. Únicamente 500 metros -en terreno favorable- nos separaban de nuestro objetivo. Misión cumplida, pienso.
Recta de meta que se hace mucho más amena gracias a los ánimos de la gente que a pie de pista, aguantaron el temporal como jabatos para darnos su calor y recibirnos con un aplauso. Así somos los "populares"...


Cruzamos la meta con un tiempo de 39:23 y, lo que es más importante, con una sonrisa de complicidad que reflejaba la satisfacción de haber conseguido aquello que -cuarenta minutos antes- parecía tan complicado... ¡Si Quiés, Pués!
El frío hizo que se me helaran las manos hasta el punto de que Raúl tuviera que quitarme el chip de la zapatilla, ya que no podía moverlas... ¡Somos un equipo!

Personalmente, al igual que la semana anterior en Las Caldas, sigo sacando conclusiones muy positivas ya que consigo mantener ritmos "alegres" sin que las pulsaciones suban más de lo necesario. Así me lo hace saber mi Polar, cuyos datos comparto:
  • Distancia: 9.99 km
  • Tiempo: 39:23 min
  • FC Media: 145 ppm
  • FC Máxima: 169 ppm
  • Ritmo Medio: 3:57 min/km
Seguimos sumando momentos y kilómetros de cara a los objetivos marcados con una "x" en "mi calendario". El sábado, seguramente, nos veamos en Ribadesella...


*Mi más sincero reconocimiento a todos aquellos que con sus fotografías nos dan la posibilidad de darle color a nuestros muros de facebook y espacios en internet como éste. GRACIAS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario