10 de febrero de 2015

CORAZÓN DE REY

Ayer, antes de acostarme, comencé a leer el último libro que ha caído en mis manos. Corazón de Rey narra la vida de Sergio "Maravilla" Martínez, tres veces campeón mundial de medianos y considerado en la actualidad como uno de los tres mejores boxeadores del mundo libra por libra.
Aquí comparto la dedicatoria del propio libro, con la que intento (que no sé si lo consigo) sentirme identificado:

     Este libro quiero dedicártelo a ti, que cada día vives tu vida con empuje, fuerza determinación por ver cada uno de tus sueños cumplidos.
     A cada hombre y a cada mujer que, a pesar de las dificultades que puedan encontrar en el camino, están decididos a darle batalla a la vida y a honrarla.
     A los apasionados, a todos lo que han decidido diseñar su propio destino sin claudicar ni mirar hacia atrás.
     A aquellos que siempre van por más, que tal vez han recibido un fuerte golpe inesperado pero saben que en el último round se pondrán de pie porque están enfocados en la meta, en el propósito: ser los campeones de sus propias vidas.


Y digo que intento sentirme identificado con estas líneas porque, en resumen, intento llevar un ritmo en mi día a día que, al final del camino, cuando todo termine y afronte mi último round, me haga ser campeón de mi propia vida.
Pienso que cada uno puede plantar batalla de la manera que crea más oportuna, siempre y cuando sea lícita y no incumpla aquellas "reglas" que, aunque no estén escritas, deberían de existir en la moralidad de las personas.
Yo decidí hacerlo a base de recorrer kilómetros, usando el deporte como método.
Quizás no sea nada nuevo ya que cada día se pueden ver en las redes sociales multitud de eventos del tipo de los que un servidor intenta llevar a cabo, pero también es cierto que sólo yo sé lo que a mí me cuesta seguir en la brecha, día a día, con el fin de mantenerme en pie (y con la cabeza muy alta) mientras dure el combate. Mientras vayan pasando los rounds que darán un veredicto a mi pelea.

En mi caso, soy consciente de que mi pasado encierra la capacidad de enseñarme o de destruirme. Yo elijo la primera opción, cuenta en el libro Sergio "Maravilla" Martínez... Pienso como él. Tener nuestra mirada puesta en el ayer, se trate de experiencias positivas o negativas, no nos permite avanzar. Tenemos que dejar de mirar dónde hemos estado para comenzar a mirar dónde podemos estar.


Y sí de algo estoy seguro es de que -si Dios quiere que sigamos en la pelea- el próximo día 7 de marzo estaré desde primera hora en la pista de atletismo del Área Deportiva de "El Pilar" (Lada) para intentar completar 101 kilómetros a favor de la lucha contra la Retinosis Pigmentaria. Una iniciativa de la que tenéis toda la información en la pestaña habilitada en la parte superior/derecha de este blog.
Esta misma semana, El Comercio nos echaba un cable en la difusión del evento:


Detalle de la noticia
Detalle de la noticia

No hay comentarios:

Publicar un comentario