20 de noviembre de 2014

¡¡VUELVO A SER "RUNNER"!! (2ª parte)

En la anterior entrada comentaba que, después de muchos meses sin hacerlo, volvía a ponerme un dorsal para participar en los "10 Km de Ribadesella" y, una semana después, haría lo propio en la Media Maratón de Trubia.
La Ruta del Jurásico que une las localidades de Lastres y Colunga sería la siguiente cita. En esta ocasión completaría el recorrido acompañando a Manuel, comprobando en primera persona que es un tipo duro, sufridor donde los haya.


Bajo un monumental aguacero que nos acompañó desde minutos antes de tomar la salida, completamos los casi 7 kilómetros rompepiernas de los que consta esta bonita carrera. Marco un ritmo siempre en torno a 4 min/km, con el fin de pulverizar los mejores pronósticos que se le pasaban a mi compañero por la cabeza según me había comentado momentos antes de comenzar a correr.
Así, satisfecho por haber compartido algo más que zancadas con Manuel, afrontamos la larguísima recta de meta que nos dejaría a los dos un buen sabor de boca, empapados de una gran sensación de compañerismo y amistad.


Siempre digo que la distancia de la Media Maratón es la que más me gusta.
Langreo sería el escenario elegido para volver a recorrer esos mágicos 21.097 metros que tantas y tan buenas experiencias han traído a mi vida.
No éramos muchos los que tomaríamos la salida pero los suficientes para compartir con gente del mundillo una buena mañana de domingo recorriendo, en dos ocasiones, las localidades de Ciaño, Sama, La Felguera y Lada.
Se da la salida y, como siempre, me dejo guiar por mi pulsómetro. No pasar de unas determinadas pulsaciones durante los primeros 10 kilómetros, para ir "abriendo gas" durante los 11 siguientes, es la táctica a seguir en este tipo de pruebas. Cuando algo funciona... ¿Para qué cambiarlo?
Al paso por el kilómetro 9 aproximadamente me uno a Manuel Pando, un referente para mí, cuyo palmarés deportivo habla por sí solo. Un guerrero de los que nunca tiran la toalla, filosofía que me gusta y comparto al 100%.


Sin descolgarnos el uno del otro completamos la segunda vuelta al circuito, siempre en ritmos en torno a 3,35 min/km para cruzar la línea de meta en un tiempo que me deja más que satisfecho con mi rendimiento. Un esfuerzo que me ha servido para volver a subir a un podio que me acredita como 2º en mi categoría, cosa que -dicho sea de paso y aunque a nadie le amarga un dulce- sería lo que menos me importa si no pudiera compartirlo con aquellos que quiero.


Ahora, tras una buena temporada sin volver a calzarme las zapatillas de correr, pero siguiendo con mi rutina de Ciclo Indoor, intento fijarme objetivos que me mantengan vivo e ilusionado de cara a la próxima temporada. Volver a disfrutar de una disciplina como es el duatlón es algo que cada día anhelo con más fuerza... ¡Todo se andará!

Campeonato de España de Duatlón 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario