29 de octubre de 2014

¡¡VUELVO A SER "RUNNER"!!

El pasado 20 de septiembre, después de mucho tiempo sin hacerlo, volvía a colocarme un dorsal en el pecho. El escenario elegido sería Ribadesella y la distancia para volver a la carga una de esas que me "quedan cortas" y que me sacan algo más que los colores; 10 kilómetros sobre un circuito que "engaña", bajo unas condiciones de calor y humedad importantes. Muy importantes.
Meses sin competir hacen que uno se encuentre un poco desorientado en cuanto a ritmos se refiere. Minutos antes de que nos dieran la salida decido "mi táctica": me pego al gran José Pablo Casielles (El Pirata) y hasta a donde aguante.
En condiciones normales solemos movernos en los mismos ritmos y, consciente de que seguro me sacaría de punto antes de tiempo, decido que tocaba sufrir desde los primeros metros. Quería probarme y "volver a conocerme".
Así, con la aguja tocando la zona roja durante toda la carrera, suplo a base de echarle algo más que ganas, mi inactividad y aguanto el ritmo marcado por el grupo en el que viajaba hasta el kilómetro 9,5. De esta forma, con un calentón importante, pero contento y feliz por haber vuelto a un mundillo que me llena y me aporta momentos difíciles de describir en estas líneas, cruzo la meta en poco más de 36 minutos, lejos de mi mejor marca en la distancia pero por debajo de las previsiones más optimistas. Dicho de otra forma, y más con las condiciones en las que lo hicimos, un tiempo que hubiera firmado, sin ningún tipo de dudas, antes de tomar la salida.
Además, esta carrera siempre será recordada con especial cariño porque ha sido la primera en la que, tras superar un bache importante en mi vida, en meta me esperaba Mayte, esa compañera que -desde hace un tiempo- comparte conmigo algo más que cafés... Qué decir de Marta y Manuel, unas de esas personas que se cruzan en tu vida y que te aportan mucho (y bueno). Buena gente que, a buen seguro, serán grandes compañeros de fatigas en futuras ocasiones.


El buen sabor de boca que me había dejado mi participación en los "10 Km de Ribadesella" hizo que, sin dudarlo ni un minuto, me apuntara a la Media Maratón de Trubia que se celebraría una semana después.
Así como confieso que los 10 kilómetros se me "quedan cortos", los 21.097 que componen la media me gustan mucho y es una distancia a la que le tengo tomada muy bien la medida. Una distancia en la que según van pasando los kilómetros me voy encontrando mejor, y que suelo terminar con mucha fuerza.

Domingo y, a pesar de que las previsiones meteorológicas anunciaban agua como para apagar El Coloso en Llamas, el tiempo daría una tregua a corredores y público que nos citamos en Trubia. Como siempre, caras conocidas que hacía tiempo que no veía y que me gustó volver a saludar. Amigos y compañeros.
Se da la salida y aquí sí que "me conozco" y me sé regular. No me cebo y únicamente me dejo llevar por mi pulsómetro que es un fiel aliado en este tipo de carreras en las que, si lo entregas todo al principio, puedes pasarlo muy mal al final. He visto verdaderas petadas en esta distancia...


Los primeros kilómetros los hago solo, pendiente de no pasarme de vueltas y cogiendo ritmo. Es al paso por el kilómetro cinco aproximadamente cuando alcanzo a Javier Copete. Poco después el dúo se convertiría en trío con la llegada de Pelayo Pozo. "A rueda" de este par de jabatos completo la distancia que nos llevaría hasta el ecuador de la prueba, momento en el que Copete se descuelga y sigo avanzando hacia la meta en compañía de Pelayo.
Consciente de que la segunda parte me cuesta menos que la primera, es aquí donde cojo la batuta y marco el ritmo para ir descontando kilómetros sin petar, pero sin perder más tiempo del que el propio recorrido -rompepiernas y duro donde los haya- nos restaría en meta.
Así, de menos a más, como a mí me gusta, afronto los últimos metros de una prueba que me haría volver a subir a un podium de nuevo, muchos meses después de que lo hiciera por última vez. A nadie le amarga un dulce.


Con el buen sabor que deja poder compartir con Aitana, Pedro y Mayte mi 2º puesto en la categoría (5º en la general) me despediría de Trubia hasta el año que viene... ¡Podríamos decir que septiembre ha sido un buen mes! (Continuará...)


2 comentarios:

  1. Te lo mereces máquina. Yes muy grande. A seguir así de fuerte. Sabes que aquí tienes a un admirador y un seguidor.

    ResponderEliminar
  2. Eres un crak, Héctor. Yo empecé unos meses a correr un poco y el soleo me está dando muchos problemas. Me lo tomaré con paciencia. :(

    ResponderEliminar