2 de junio de 2014

MEDIA MARATÓN "RUTA DE LA RECONQUISTA"

Un año más volvía a tomar la salida en esta prueba, y un año más volvía a cumplir con el protocolo de realizar el "calentamiento" previo a la salida completando el trayecto que hay desde Laviana hasta Cangas de Onís en bicicleta.
Tras un principio de año en el que por motivos diversos no conseguía establecer una rutina de entrenamientos que pudiera seguir con regularidad, comentaba en la entrada anterior que ésta sería la prueba que le daría el pistoletazo de salida a mi preparación para los próximos objetivos deportivos. El cuenta kilómetros estaba puesto a 0 y en Cangas de Onís le tocaba empezar a sumar kilómetros...
Faltan unos minutos para que el reloj marque las 15:00 horas cuando comienzo a pedalear dirección a Cangas de Onís. El día está fresco y amenaza tormenta, pero la subida a La Faya sirve para coger temperatura y agradecer que el sol no caliente... Incluso se agradecen algunas gotas de lluvia que refrigeran mi motor.


Ilusionado y motivado (por fin) con las próximas iniciativas que tengo en mente, voy descontando kilómetros a muy buen ritmo, siempre por encima de los 30 km/h.
Son las 17:00 horas cuando llego a Cangas de Onís, donde ya se respiraba atletismo por todos sus rincones. Teniendo en cuenta que la salida de la prueba era a las 18:30 horas, decido ir hasta Covadonga con el fin de sumar kilómetros de bici.


Faltan unos minutos para las 18:00 horas cuando -tras una primera visita a La Santina y con casi 90 kilómetros en las piernas- aparezco de nuevo en Cangas de Onís donde me esperaba Rocío con el dorsal y todos los bártulos preparados.
Me cambio de ropa, tomo un gel con un botellín de agua y, tras saludar a varios compañeros, me dispongo a tomar la salida en la carrera. Por delante 21,097 km...
Hacía un par de años había completado el recorrido con un buen amigo como es Marcos Sobradillo "Maky" y el sábado, tras haberlo acordado así en uno de los entrenamientos semanales, volveríamos a repetir la experiencia.
Primeros kilómetros que sirven para empaparse del ambiente que se forma en torno a este tipo de pruebas y saludar al numeroso público que nos animaba hasta que dejamos atrás el núcleo urbano para afrontar las largas rectas que nos llevarían hasta Covadonga.


Los primeros diez kilómetros son en continua subida y hay que regular muy bien para no entregar la cuchara antes de tiempo. Rodamos siempre en ritmos en torno a 4 min/km, levantando un poco el pie del acelerador en las subidas más prolongadas. Ya habrá tiempo de recuperar los segundos perdidos, le recordaba a Maky...


Así, llegamos a Covadonga, mi segunda visita del día a La Santina.
Los primeros kilómetros de descenso pueden y suelen ser un arma de doble filo ya que si te dejas llevar por el perfil, puedes quedarte sin gasolina para afrontar los últimos compases de una media maratón tan bonita como dura.
Al paso por el kilómetro 15, tras haber completado los últimos en ritmos en torno a 3:50 min/km y con las piernas castigadas por la suma de kilómetros totales del día, comienzo a sufrir un poco. Puede parecer masoquista, pero me gustó volver a sentir esa sensación. Sentir ese punto de cansancio que sabes -porque ya lo has experimentado en varias ocasiones- se convertirá en alegría nada más cruzar la meta. Tocaba tirar de galones y seguir avanzando dirección a Cangas de Onís.
A partir del kilómetro 18, punto en el que la carretera vuelve a ser llana (incluso tiende a picar hacia arriba en algún tramo) entro en reserva y me centro en pensar en la Maratón de Zaragoza -escenario elegido para llevar a cabo el próximo mes de septiembre la iniciativa 1 Puesto Ganado, 1 €uro Donado- para encontrar ese punto de motivación que me permitiera mantener el ritmo hasta cruzar la meta.


Últimos metros de la prueba que sirven para volver a sentir ese calor del público que te aplaude y te jalea poniéndole a uno el vello de punta y la piel de gallina... Amigos que hacen que los ojos lloren de felicidad. Una felicidad que hacía tiempo no sentía.



Maky, que tenía piernas para haber cambiado de marcha, me acompañaría hasta la meta recordando lo que dos años atrás habíamos vivido juntos.

Momento que refleja la entrada en meta en el año 2012

Con un tiempo de 1:24:45, a una media de 3:59 min/km, cruzamos una nueva meta.



Como comentaba en mi muro de facebook, esto es lo que quedó después de completar casi 90 km en bicicleta + la Media Maratón "Ruta de La Reconquista" en un tiempo muy a tener en cuenta... ¡Motivado y enchufado de nuevo!
Necesitaba demostrarme que, a pesar de los contratiempos vividos, mi cuerpo y mi cabeza siguen siendo fuertes; siguen trabajando en armonía formando un conjunto que se puede resumir en una persona que apenas pasa de los 170 cm de estatura...


De la recuperación post-carrera mejor no hablamos. ¡Daría para otra entrada!


Al día siguiente volvería a visitar a La Santina por tercera vez en el fin de semana, pero eso es otra historia de la que hablaré en otra ocasión... ¡Seguimos en la lucha!

1 comentario:

  1. Grande Héctor, me dejas sin palabras. Un lujo conocerte y compartir pasión.

    ResponderEliminar